Petróleo: los riesgos de depender de la renta energética

Vive el mundo una etapa de petróleo abundante y barato? El espectacular derrumbe del precio del crudo desde 115 a 30 dólares el barril en los últimos dieciocho meses así parece indicarlo. El fenómeno es el resultado de tres factores combinados en las tres economías más grandes del mundo: los Estados Unidos habrían alcanzado la meta del autoabastecimiento energético, China estaría ingresando en una etapa de reducción de su crecimiento -denominada “nueva normalidad” por el liderazgo de Beijing- y la Unión Europea no logra escapar de su persistente estancamiento económico.

La geopolítica añade un elemento adicional. Arabia Saudita habría decidido confirmar su comportamiento de largo plazo: aumentar la producción a costa de sacrificar precio, con el objeto evidente de conservar una fracción decisiva del mercado global de petróleo. Dicha política no es novedosa sino la reproducción en buena medida del accionar de Riad de hace exactamente treinta años. Entonces, entre 1985 y 1986, una estrategia combinada entre Arabia Saudita y los Estados Unidos logró derrumbar el precio del crudo a través de una fenomenal inyección de oferta en el mercado internacional.

El Reino multiplicó por cuatro la producción de petróleo y llevó el barril de 30 a 10 dólares. La medida, naturalmente, no era inocente: destruyó las finanzas soviéticas, obligó al Kremlin a abandonar sus aventuras imperialistas y provocó el inicio de la caída del comunismo en Europa Oriental. La todopoderosa Unión Soviética de Stalin triunfadora de la Segunda Guerra Mundial se había transformado en una superpotencia del tercer mundo, dependiente por completo de la renta energética.

 El precio del petróleo está llamado a jugar un papel fundamental en el curso de los acontecimientos globales. La persistente caída en la cotización del crudo en el último año y medio es tal vez el hilo conductor que explica buena parte de los cambios geopolíticos de nuestro tiempo. Un barril de petróleo de treinta dólares, acercándose al precio de  comienzos de la década del 2000, compromete seriamente el equilibrio presupuestario de países cuyas economías mantienen una dependencia de la renta energética. Algunas de esas naciones se encuentran en el eje de los conflictos mundiales: Irán, Irak, Siria, Rusia y Venezuela.

 Ayer y hoy, el caso venezolano es evidente: el petróleo elevó a Carlos Andrés Pérez en los 70 y lo hundió en los 90. Actualmente, su economía se encuentra totalmente colapsada en un drama de desabastecimiento e hiperinflación. Pero tal vez el efecto más significativo del fin de la fiesta de la revolución bolivariana haya tenido lugar en Cuba. Conscientes de esta realidad, los hermanos Fidel y Raúl Castro advirtieron de inmediato las consecuencias que tendría una etapa de petróleo barato para la isla. El fin de tres décadas de subsidio soviético y las angustias del “período especial” de los años 90 impusieron decisivas lecciones a los jerarcas cubanos y provocaron el giro geopolítico más impensado: el acuerdo para la normalización de relaciones con los Estados Unidos.

 Una era de petróleo barato y abundante, en caso de persistir, podría dejar atrás algunas ensoñaciones. Después de la crisis financiera global de 2008 mentes afiebradas creyeron asistir al derrumbe del sistema internacional derivado del final de la Guerra Fría. Entonces, los BRICS estaban de moda. Las debacles de las guerras de Afganistán e Irak y la erosión del prestigio de Washington en el exterior eran signos de esa declinación aparente.

En 2010, China sobrepasó a Japón en términos del tamaño de su PBI y a pesar de que en términos de ingreso per cápita los japoneses son infinitamente más prósperos que los chinos, Beijing se convirtió en la capital de la segunda superpotencia económica mundial. El declive (relativo) de Occidente en la década del 2000 replicaba lo vivido en los años setenta. Entonces, los sucesivos shocks petroleros de 1973 y 1979 habían disparado el valor del crudo. Las cosas cambiaron en la década siguiente, como parecen estar cambiando hoy.

Fuente: Mariano Caucino
Petróleo: los riesgos de depender de la renta energética Petróleo: los riesgos de depender de la renta energética Reviewed by Jesus Romero on 2/28/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.