Oportunidades y desafíos luego del acuerdo de la Opep

Luego de años, el cartel pareciera haber llegado a un acuerdo para congelar su producción y gatillar un alza en el precio del crudo. El mercado ve buenas opciones, pero también riesgos. El primero, que el anuncio no se cumpla.

Un alza en el precio del petróleo, indicadores favorables para mercados emergentes y empresas energéticas, y un posible efecto inflacionario son algunas consecuencias del acuerdo anunciado la semana pasada por los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) para congelar su producción en un rango de entre 32,5 millones y 33 millones de barriles diarios.

Según los expertos, lo anterior reduciría la oferta de crudo entre 0,7 y 1,2 millón de barriles diarios respecto de la producción de agosto. A su vez, esto implicaría una baja de 2% a 3% de la producción de la entidad y de 0,73% en la oferta global. La medida empezaría a concretarse en la reunión que la Opep (además de Rusia, Omán, Azerbaiyán y Kazajistán, entre otros) tendrá el 30 de noviembre en Viena, ocasión en que se asignarán cuotas de “bombeo” por país.

Tras conocerse la noticia, el pasado 28 de septiembre, los mercados reaccionaron con euforia. El valor del petróleo WTI aumentó 5,85%, llegando a US$ 49,24 el barril, mientras que el tipo Brent se elevó 5,85%, cerrando en US$ 49,24 el barril. También se beneficiaron las petroleras, ya que a nivel mundial las 10 principales compañías del sector anotaron alzas de entre 6% y 8% en las bolsas.

Sin embargo, desde entonces las expectativas sobre el llamado oro negro se han ido moderando. Y es que hay una serie de razones para pensar que el anuncio puede traer consigo buenas oportunidades, pero también decepciones y riesgos. En lo que va de este año, el petróleo WTI anota una baja promedio de 18% respecto de igual período de 2015, mientras el Brent ha caído 23,1%.

¿Se Cumplirá el anuncio?

Pese a la expectativa inicial, a poco andar las ilusiones de los inversionistas chocaron frente a una duda clave: si se pondrán o no en práctica los anuncios. Esta es la principal duda en torno a la promesa sellada en Argelia, pues la Opep tiene un historial de incumplimiento de acuerdos previos y de rencillas económicas y políticas entre sus miembros.

La semana pasada, The Economist lo recordó en un artículo, al señalar que la organización hoy acoge a dos enemigos acérrimos desde el punto de vista político: Irán y Arabia Saudita. Incluso, en su historia algunos miembros han estado en guerra entre sí, y otros países, como Venezuela, han presionado constantemente para congelar la producción, incluso a costa de seguir en la entidad.

El Precio del oro negro

La búsqueda de oportunidades que genera el acuerdo de la organización parte de la premisa de que éste se llevará a cabo y que los países que lo suscriban lo van a cumplir disciplinadamente.

Dado eso por hecho, el analista senior de Bice Inversiones, Juan Pablo Castillo, plantea que, en parte, el mercado externo ya ha internalizado un alza en el precio del crudo, llegando el WTI y el Brent a bordear los US$ 50 el barril. “Afuera se piensa que este ajuste llegaría a precios de entre US$ 55 y US$ 60 el barril”, dice.

En su opinión, el sentido final del acuerdo es que el petróleo no vuelva a bajar a niveles en torno a US$ 30 el barril, como ocurrió en el pasado.

En un informe emitido recientemente, Bank of America sostuvo que para el WTI espera precios promedio de US$ 59 el barril y de US$ 61 el barril para el Brent hacia fines de 2017.

“Cuando uno se pregunta por qué podría haber un acuerdo ahora por parte de la Opep, teniendo al precio del petróleo cerca de los US$ 50 el barril, bastante lejos de los US$ 30 que alcanzó a comienzos de año, la respuesta es simple. En la actualidad, la Opep se encuentra en niveles máximos de producción, lo que le daría margen para recortar la oferta e impulsar el precio sin un daño importante en su cuota de mercado como tuvo décadas atrás”, explica Ricardo Bustamante, analista de Capitaria.

Dado ese factor, agrega, la posibilidad de un aumento en los precios es real y de todas maneras hay otras variables adicionales que podrían apoyar un impulso extra.

Una de ellas, asegura el ejecutivo, es que Estados Unidos fue uno de los países que tuvieron la mayor tasa de crecimiento de oferta de crudo en los últimos años, siendo un factor relevante en el desplome del precio. “Pero esta situación ya está marcha atrás y se ve claramente que su producción ha caído en más de un millón de barriles por día, comparándolo con mediados del año pasado, situación que podría seguir extendiéndose”, proyecta.

Mercados emergentes

No es novedad que los países productores de petróleo (especialmente aquellos cuyas economías dependen del combustible) lo han pasado mal como consecuencia de la baja en el precio internacional del crudo en los últimos años. Es por ello que la oportunidad está latente para que sus economías logren un repunte de la mano de los anuncios.

Castillo estima que con el acuerdo habría “varios países que estarían mucho más tranquilos” y que sería muy positivo para las naciones exportadoras netas, como es el caso de Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil y México, “que se verían bastante beneficiados”.

Lo anterior, por lo mismo, le hace prever un escenario favorable para la cotización del peso colombiano, el peso mexicano y el real brasileño.

Bustamante refrenda el punto y proyecta que “las monedas de estos países tendrán un mejor desempeño, pudiendo existir un contagio al resto de las divisas del continente”.

En opinión del director de Estrategias de Inversión para Latinoamérica e Iberia de BlackRock, Axel Christensen, “un escenario de mayores precios suele tener un impacto positivo en mercados emergentes, aunque no necesariamente de manera uniforme”.

“América Latina (Colombia, México) y Europa emergente (Rusia), donde se concentran exportadores de petróleo, se ven más beneficiados que Asia emergente (China, India) que son importadores netos”, acota.

Por eso, anticipa que en el caso de los productores, “el efecto positivo se observaría tanto en deuda como en acciones emergentes”.

Acciones del sector

Para quienes tienen un portafolio en renta variable extranjera, las oportunidades podrían darse en las empresas petroleras. “Este mayor impulso del petróleo presenta atractivas posibilidades de inversión en acciones ligadas al crudo, específicamente que estén en el sector energético, considerando que un mayor precio de la materia prima apoyaría mayores ingresos de estas compañías”, comenta Bustamante.

Siguiendo sus cálculos, las empresas que tendrían mejor desempeño con un acuerdo serían ConocoPhillips, Halliburton y Chevron, entre otras. “Este sector ha visto una recuperación en sus acciones desde comienzos de año. Mayores precios benefician a emisores del rubro”, complementa Christensen.

Efecto inflación

Castillo cree que, de concretarse el acuerdo, habría un efecto inflacionario, pero no muy radical. “Se debe monitorear si es que podría justificar un alza de tasas. Bajo nuestro escenario, la Fed debería subir las tasas sí o sí en diciembre, con independencia del petróleo”, indica.

Christensen, sin embargo, dice que “no es claro que la tendencia al alza se mantenga de manera sostenida y, por tanto, se espera que el impacto inflacionario sea relativamente acotado, aunque con mayor efecto en países importadores de petróleo como India o Chile”.

Fuente: Maximiliano andrade

Oportunidades y desafíos luego del acuerdo de la Opep Oportunidades y desafíos luego del acuerdo de la Opep Reviewed by Jesus Romero on 10/09/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.