La esperanza saudita

El mayor productor de la OPEP ha dicho que no aumentará su producción antes de la reunión del cártel de precios más grande del mundo. Ed Morse, un especialista del sector, proyecta que el precio del crudo será de 65 dólares para el cierre de 2017

El mercado se encuentra a la espera de la reunión informal que sostendrán los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia el siguiente mes en Argelia.

El encuentro representa una oportunidad para que el cártel de precios más grande del mundo y el tercer mayor productor de crudo global reviertan, al menos parcialmente, la tendencia de la mayor debacle de los precios petroleros en una generación.

Desde junio del 2014, el valor del barril de petróleo de referencia ha perdido más del 50 por ciento de su valor, legando una nueva realidad de precios bajos que ha causado estragos en los países que son altamente dependientes de los ingresos petroleros.

En este marco, como preludio a la reunión, Arabia Saudita, el líder de facto y el mayor productor de la OPEP,  ha dicho que no incrementará su producción de cara a este encuentro.

La baja en los precios del petróleo responde a una sobre oferta en el mercado que deriva de una política de la OPEP abocada a defender participación de mercado mediante un incremento sustancial en la producción de petróleo.

Khalid Al-Falih, ministro de Energía saudita, dijo en una gira con clientes en Asia, que  Arabia Saudita no inundaría el mercado con un impulso a la capacidad de producción del país.

Actualmente, Arabia Saudita produce 10.43 millones de barriles diarios, cerca de su máximo histórico. Sin embargo, el discurso oficial sostiene que la capacidad de producción petrolera saudí es de 12.5 millones de barriles diarios.

El gesto de Arabia Saudita forma parte de un cambio en el sentimiento del mercado petrolero. A diferencia de la situación de fragilidad en la demanda que persistió en el 2015, ahora, Al-Falih considera que “no hay tal cosa como una guerra de precios”. En cambio, asegura que, a pesar de que el mercado continúa saturado, la demanda adquiere solidez.

En abril, la OPEP sostuvo una reunión similar con Rusia para fijar un techo a la producción petrolera que pudiera impulsar el precio del crudo. Las negociaciones fracasaron debido a diferencias geopolíticas entre Irán y Arabia Saudita.

Proyecciones optimistas

Sin embargo, quienes siguen de cerca al mercado petrolero, han revisado sus proyecciones del precio del crudo al alza. Ed Morse, jefe de investigación de materias primas en Citigroup, dijo al portal Bloomberg que espera que el precio del petróleo cierre en 65 dólares para el cierre de 2017.

La estimación representa un precio considerablemente superior a los 42 dólares que fueron calculados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como precio promedio del barril de crudo en el presupuesto de México para 2017.

México gastó más de mil millones de dólares para asegurar un precio de 38 dólares para 250 millones de barriles de petróleo, como parte del programa de coberturas petroleras más grande del mundo.

La relevancia de los ingresos petroleros para las finanzas públicas de México se ha diluido significativamente en los últimos dos años. Pero, un repunte en los precios del crudo podría devolverle el protagonismo que registró en el 2012, cuando los ingresos de la venta de crudo significaron el 40 por ciento de los ingresos del gobierno.

Fuente: Reporte Indigo
La esperanza saudita La esperanza saudita Reviewed by Jesus Romero on 9/01/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.