Lotería petrolera

El mayor crecimiento económico y la reducción drástica de la inflación observados en la economía costarricense durante el primer semestre se explican principalmente por la reducción del precio internacional del petróleo y de otras materias primas. Es decir, nos ganamos un premio sustancial en los términos internacionales de intercambio.

Adicionalmente, la tímida recuperación de la economía internacional ha conducido a un cierto repunte de nuestras exportaciones. A su vez, la modesta recuperación de la economía norteamericana no ha llevado al temido incremento de las tasas de interés internacionales, que habrían complicado el financiamiento de nuestra brecha externa. Ambos fenómenos permitieron en Costa Rica una cierta recuperación de la actividad económica, al aumentar la capacidad de compra de la población. Las condiciones externas dieron espacio para que el Banco Central pudiera ejecutar una política monetaria expansiva que ha dado cierto impulso de corto plazo al crecimiento de la demanda interna sin presiones inflacionarias.

En el primer semestre el Banco Central mantuvo en el mercado cambiario una política de contención de la devaluación del tipo de cambio, mediante la venta neta de divisas, lo cual apoyó la estabilidad interna de los precios.

El Gobierno Central redujo el déficit fiscal como proporción del PIB en el primer semestre de este año. A pesar de lo anterior, el nivel del déficit fiscal sigue siendo alto y como novedad, a diferencia de los últimos cuatro años, su financiamiento se realizó con el ahorro interno y no con recursos externos. La política monetaria expansiva del Banco Central hizo posible el “milagro” de financiar localmente el déficit fiscal sin mayores sobresaltos en las tasas de interés y con un importante crecimiento del crédito al sector privado.

Todo lo anterior indica, por lo menos en apariencia, que el desempeño de la macroeconomía en el primer semestre de 2016 fue satisfactorio. Sin embargo, no se debe olvidar que este desempeño descansa sobre la “lotería” de los precios internacionales del petróleo y de las bajas tasas de interés internacionales. Esta lotería puede revertirse en cualquier momento. Incluso, los precios del petróleo, aunque fluctuantes, actualmente tienen un nivel mayor que el observado en febrero, lo cual indica que la lotería petrolera en el segundo semestre será menor.

Hay dos elementos de la política macroeconómica que requerirán mayor atención durante el próximo semestre. Uno es lograr avances sustanciales en la reducción del déficit fiscal. Las decisiones tomadas recientemente en la Asamblea Legislativa de reducir el gasto en algunos sistemas de pensiones a cargo del Presupuesto Nacional son un paso en la dirección correcta. Resulta indispensable que la agenda legislativa continúe con los siguientes proyectos para evitar la evasión fiscal, racionalizar los incentivos a los empleados públicos y, finalmente, discutir los proyectos de impuesto de valor agregado y de renta.

La otra política que requiere de mayor claridad y coherencia es la cambiaria. El Banco Central en teoría mantiene un esquema de flotación cambiaria con intervención. Pero en la realidad el sistema tiene más “intervención” que “flotación”. Es casi un tipo de cambio fijo. Desde diciembre del 2015, el Central es un vendedor neto en divisas en el mercado cambiario, lo cual ha evitado la fluctuación del tipo de cambio y la tenencia hacia la devaluación.

En las últimas semanas el Banco Central ha permitido mayor flotación del tipo de cambio. Sería muy importante que el Central hiciera explícita su política para el resto del año. En particular, es importante aclarar si permitirá la fluctuación y si dejará que se manifieste la tendencia del tipo de cambio. La variabilidad del tipo de cambio es muy importante para evitar mayor dolarización del sistema financiero y que se manifieste la tendencia del tipo de cambio es clave para lograr el ajuste macroeconómico ante posibles modificaciones en la lotería petrolera.

En conclusión, en el primer semestre del año, hemos disfrutado la lotería petrolera, pero deberíamos avanzar en la política fiscal y cambiaria para estar preparados en caso de que tengamos que despedirnos de la lotería petrolera y de cambios en el entorno internacional.

Fuente: El Financiero
Lotería petrolera Lotería petrolera Reviewed by Jesus Romero on 7/10/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.