Perryton, un pueblo que sobrevivió los altibajos del petróleo

Nick Long estaba preparado para la fiesta. Durante cuatro meses de 1987, él y algunos amigos cercanos prepararon secretamente una celebración en esta población situada en la parte superior del Panhandle de Texas.

Todos necesitaban divertirse un poco en medio de la sobreabundancia de petróleo que duró un año y que dejó una serie de bancos cerrados, casas y vehículos embargados.

Lo que ansiaban era recuperarse.

Long, el encargado de operaciones de una estación de radio local, había escogido el motivo de la fiesta: 20 dólares por barril de petróleo. Había almacenado algunas cajas de bebidas gaseosas en un armario de su trabajo, después de todo, Ochiltree era un condado árido, y esperó que el crudo del Oeste de Texas llegara a ese valor tan bajo en el mercado.

‘El único propósito era animarnos y disfrutar de un momento’, recordó durante una entrevista Long, quien actualmente tiene 62 años de edad y vive a unas tres horas de distancia al Suroeste de Floydada.

‘Era una especie de hito. Ya habíamos tocado fondo’.

El golpe del desplome de 1987 que sufrió Perryton podría levantarles el ánimo, temporalmente, por lo menos. Y podría extenderse más allá de la comunidad. La gente de lugares tan lejanos como Arabia Saudita podría leer las versiones en los periódicos desbordadas de esperanza de la población petrolera que se considera a sí misma como el ‘Corazón de Trigo de América’.

Veintinueve años después, esta ciudad, que tiene más de 9 mil habitantes, tuvo otro mal momento.

El más reciente desplome del mercado petrolero conjuró algunos recuerdos de los años 80, trayendo una nueva serie de despidos y la disminución de ingresos derivados de los impuestos.

Sin embargo, aun cuando ha disipado el olor sulfuroso del dinero, los habitantes que viven desde hace tiempo en este lugar están seguros que seguirán apareciendo en el mapa, por una buena razón.

Ya saben algunas cosas acerca de cómo superar las tormentas, sea por cuestiones del mercado o la Madre Naturaleza.

‘Esta no es nuestra primera experiencia’, comentó el administrador de la Ciudad David Landis, quien ha desempeñado ese puesto desde 1986.

‘Somos sobrevivientes. Seguimos cuidando el negocio y hacemos cualquier cosa. No creo que tengamos otra opción’.

Alrededor de 2011, el renacimiento de las perforaciones petroleras en Estados Unidos generó una nueva actividad en Anadarko Basin, la formación rica en petróleo y gas que se encuentra en el Centro del Panhandle de Texas y el Oeste de Oklahoma y se extiende hasta Kansas y Colorado.

Aquí, el boom se manifestó de una manera típica: aumentando el ingreso proveniente de los impuestos, camiones petroleros circulando por Main Street, las habitaciones de los hoteles reservadas durante meses, casas rodantes aparecieron por todas partes para satisfacer la demanda de vivienda.

Todos los días laborales de la semana, afuera de la oficina de Doug Hale, quien desde hace tiempo es presidente de Perryton National Bank, había líneas de ejecutivos petroleros u otras personas ansiosos por invertir dinero en la economía local.

¿Qué están haciendo actualmente? Están llevando a cabo negociaciones sombrías para reestructurar las deudas de las empresas de energía que están en números rojos.

‘Venga cuando quiera’, le dijo a un reportero que le pidió una entrevista, ya que tiene mucho tiempo para atenderlo.

En las últimas semanas, aumentaron los precios del crudo del oeste de Texas y se situaron alrededor de los 48 dólares por barril, aproximadamente 23 dólares de 1987, un poco menos que la mitad del mayor precio que se tenía a mediados del 2014.

Ese desplome ha afectado a Perryton. Tal vez, el golpe más fuerte que recibió fue que el servicio a los campos petroleros que prestaba el gigante Baker Hughes cerró en este lugar, despidiendo a 123 trabajadores y eliminando de los libros la base gravable de 25 millones de dólares.

Nueve de los 10 contribuyentes más importantes del año pasado provinieron del sector petrolero, de acuerdo al administrador de la Ciudad, Baker Hughes encabezaba esa lista.

Dicho esto, la recaudación de impuestos de la Ciudad disminuyó en un 40 por ciento en los primeros cuatro meses del 2016, comparado con los dos años anteriores.

Sin embargo, los precios del trigo y otros productos agrícolas se han mantenido bajos, provocando penurias a los agricultores locales.

‘Estamos recibiendo un doble golpe’, dijo Hale.

La tasa de desempleo del condado aumentó a 5.1 por ciento en marzo, por encima del promedio estatal que es de 4.3 por ciento.  Hace dos años era de 3.6 por ciento.

Aunque la ciudad no se da por vencida. El tráfico sigue circulando por la arteria principal de este lugar, aunque no tanto, las camionetas siguen viéndose en los estacionamientos del hotel, pero no están llenos.  El comercio continúa, pero a un ritmo más lento.

Una serie de negocios nuevos ha abierto en los últimos meses: un restaurante italiano, una cafetería y una tienda de artesanías, por nombrar algunos.

Han encontrado espacio dentro de un área menor a cinco millas cuadradas dentro de los límites de la ciudad que ya cuenta con un campo de golf, un pequeño lago, un Community College y un organizado Centro de la ciudad.

La Corte y el cine han estado aquí casi desde que existe Perryton.

En algunos casos, los trabajadores que fueron despedidos de los campos petroleros están cobrando las indemnizaciones por despido para intentar algo nuevo, comentó Shawn Campbell, director ejecutivo de la Corporación de Desarrollo de la Comunidad de Perryton, que ofrece recursos a los que desean tomar el riesgo.

‘Siempre hay personas que nos visitan o llaman’, dijo.

Aunque lento debido al desplome, el sector de ventas al detalle de Perryton sigue relativamente saludable, aseguran los funcionarios, debido en parte a su posición geográfica.

Ésta es la población más grande en un amplio radio, atrayendo a los fieles compradores de pequeñas comunidades de Texas, Oklahoma y hasta de Kansas, que no tienen otras opciones.

Incluso algunos productores locales de petróleo están encontrando la manera de sobrellevar la situación, tales como Remnant Energy, un pequeño negocio independiente que evitó endeudarse mucho durante el boom petrolero.

Ha perforado tres nuevos pozos verticales en los últimos seis meses, según dio a conocer su presidente, Richard Beyea.

Esto ha disminuido en comparación a los últimos años, cuando perforó más, sin embargo, actualmente, el enfoque conservador de la empresa ha adoptado una ‘modalidad de adquisición’, agregó.

‘Nos mantuvimos en una situación austera durante el boom, eso nos hizo enloquecer a todos, pero lo logramos’.

Debido a la disminución de ingresos, es muy probable que la ciudad recorte su presupuesto y aumente los impuestos o cuotas.

Sin embargo, los funcionarios no están viendo los recortes totalmente proporcionales al desplome, comentó Landis, el administrador de la Ciudad.

Eso se debe a que pueden utilizar el dinero que guardaron durante el boom, esas reservas podrían permitir que el Gobierno siga trabajando durante todo un año si no se tuvieran ingresos por impuestos.

‘Uno sabe que eso puede pasar’, señaló Landis.

Si la historia sirve de guía, los habitantes no dudarán que él está en lo cierto.

Fuente: The Texas Tribune
Perryton, un pueblo que sobrevivió los altibajos del petróleo Perryton, un pueblo que sobrevivió los altibajos del petróleo Reviewed by Jesus Romero on 5/22/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.