Vivir no sólo del petróleo

La caída del precio del petróleo en estos últimos meses ha trastocado numerosos parámetros de la vida empresarial, en especial en los países que han vivido durante los últimos lustros de la producción y exportación de petróleo.

 Uno de los hechos más destacados es la retirada de la calificación de la máxima nota que ostentaban algunos países o empresas, clasificadas como AAA (triple A) por su calidad crediticia, a prueba de todas las vicisitudes que se le puedan presentar a una compañía en el mercado abierto. También algunos países, tanto desarrollados como petroleros, han perdido la triple A tras haber entrado en una etapa de desconfianza por parte de los inversores y de los prestamistas.

Entre las principales potencias del mundo del petróleo, caso de Arabia Saudí y de algunas otras naciones que viven básicamente de la exportación de crudo, han empezado a producirse déficits presupuestarios y hasta operaciones de financiación, cosa insólita hace unos años, ya que los países árabes eran eminentemente prestamistas de dinero, no demandantes de créditos, como acaba de suceder con Arabia, con un crédito de 10.000 millones de dólares destinado a cubrir las necesidades financieras a corto plazo de este país. Estos países se enfrentan a programas de ajuste de gastos muy severos y posiblemente a recortes en sus programas de inversión pública, lo que afectará a numerosas empresas españolas muy activas en la zona desde hace ya unos cuantos años.

Las estrecheces financieras del mundo petrolero árabe se traducirán en la más que probable salida a Bolsa de algunas compañías del sector petrolero. La operación de salida a Bolsa de Aramco, el gigante petrolífero saudí, se convertirá en la mayor colación histórica en los mercados de capitales, ya que Aramco cuenta con un valor bursátil superior al líder de Wall Street, la tecnológica Apple. China y Arabia Saudí son los recién llegados a los mercados de capitales y su puesta en escena está revolucionando la actividad en los mercados de valores.

Estos movimientos están provocando cambios importantes en el tejido económico de estos países, cuya dedicación exclusiva a la producción y exportación de crudo se encuentra en fase de transición hacia nuevos horizontes. Arabia Saudí ha sido el primero de los países productores de petróleo que se está planteando un cambio radical en este clientelismo respecto del crudo, ya que estas economías carecen de diversificación, apenas producen cosas que no sean derivadas del petróleo y aspiran a sustituir parte de sus exportaciones (crudo o derivados del petróleo) por otros bienes e incluso por actividades del sector terciario, como el turismo o las actividades de ocio.

Estas dos actividades han comenzado ya a generar nuevos ingresos con los que complementar e incluso sustituir el monocultivo exportador del petróleo y sus derivados, una tarea que está avanzando a velocidad bastante más rápida de lo que se esperaba. Las condiciones naturales de bastantes países árabes constituyen un escenario muy favorable para el desarrollo del turismo y el ocio, lo que provocará la aparición en escena de un competidor para España.

Fuente: Primo Gonzalez
Vivir no sólo del petróleo Vivir no sólo del petróleo Reviewed by Jesus Romero on 4/26/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.