“Estamos atentos a cualquier oportunidad de crecimiento”

Luis Aires (Valencia, 1967) inició su carrera profesional en BP en 1991, incorporándose a la refinería de Castellón. Desde entonces ha pasado 25 años en el Grupo y ha ocupado puestos de responsabilidad en Madrid, Bruselas, Londres y en la refinería de Carson (California, Estados Unidos).  Presidente de BP España desde 2014, cuenta con experiencia en los sectores de Refino, Suministros, Comercial, Finanzas y Estrategia, tanto en Europa como en Estados Unidos. Adicionalmente a sus responsabilidades como máximo ejecutivo de BP en España, es vicepresidente de Estrategia y Portafolio de BP para Europa y África.

Presente en España desde 1954, BP se ha constituido como una de las principales empresas energéticas del país, con 629 estaciones de servicio y más de 900 empleados. Tal como recuerda su presidente, destaca además en el mercado del gas natural, así como en el sector refino con la reconocida planta de Castellón, que él bien conoce.

¿Cómo definiría la situación actual del mercado energético español, y en particular de los hidrocarburos?

Lo más destacado es que en los dos últimos años se está confirmando la recuperación en la demanda de energía, tras varios años de caída en el consumo debido a la crisis económica que hemos sufrido. Respecto a los hidrocarburos (petróleo y gas natural), suponen un 64 por ciento de nuestro mix energético nacional según el último “BP Statistical Review of World Energy”, y su demanda se está recuperando en línea con el crecimiento del PIB. A largo plazo, los acuerdos alcanzados en la COP21 de París a finales del año pasado reflejan el compromiso internacional para luchar contra el cambio climático, y van a marcar sin duda una transición gradual hacia un mundo con fuentes energéticas con menor contenido de carbono. En ese sentido, España está bien posicionada, con una participación de las energías renovables en nuestro mix energético del 17 por ciento (incluyendo la energía hidráulica), muy por encima de la mayor parte de los países.

Ahora bien, en este contexto es sorprendente que España haya sido en el 2015 uno de los países del mundo en los que más ha aumentado el consumo de carbón en cifras absolutas (sólo superado por la India, Japón y Vietnam), y el país del mundo con el mayor incremento porcentual frente al año anterior (un 23,9 por ciento). Sin duda, estas importaciones de carbón, destinadas principalmente a la generación eléctrica, han contribuido significativamente a que las emisiones de gases de efecto invernadero en España hayan crecido un 6,8 por ciento en el año 2015, cinco veces por encima de la media de la Unión Europea.

Desde BP abogamos por el uso del gas natural como alternativa al carbón, ya que contiene la mitad de carbono para la misma producción de electricidad. A nivel mundial, un cambio en el mix energético del 1 por ciento de carbón a gas natural reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en una cantidad equivalente a un aumento del 11 por ciento en las energías renovables. En el caso de España, permitiría rentabilizar las infraestructuras gasistas y poner en valor la privilegiada localización geográfica de nuestro país como receptor de GNL.

¿Qué cambios supuso la Ley de Hidrocarburos de 2013?

La última reforma de la Ley de Hidrocarburos se realizó en un contexto de severa crisis económica y con el objetivo último de reducir el coste de los productos petrolíferos a los consumidores a través de medidas que fomentasen la competencia en la distribución al por menor. En este sentido, se han aligerado los trámites para establecer nuevas estaciones de servicio, se ha permitido que los minoristas operen como mayoristas sin establecer medidas de fiscalización de estas actividades, se ha reducido la duración de los contratos de abanderamiento de cinco años a tan sólo uno, se ha prohibido que los mayoristas recomienden precios en estaciones abanderadas que no son de su propiedad, y se han establecido límites al crecimiento de los operadores a partir de una determinada cuota de mercado.

Creo que ha transcurrido el tiempo suficiente desde el último cambio legislativo para reflexionar sobre el impacto que han tenido estas medidas en el sector y en el consumidor final, y la idoneidad de algunas de ellas por su impacto negativo sobre la competitividad y el crecimiento económico.

¿Cómo ha cambiado el mapa de estaciones de servicio en los últimos años?

El número de estaciones de servicio se ha incrementado en España desde las 9.500 que había en el año 2008 hasta las 11.000 que hay en estos momentos. Este aumento es una consecuencia principalmente de la crisis económica, que ha hecho que la construcción de una estación de servicio de bajo coste se convirtiese en una alternativa de negocio para personas con suelo disponible al que no le podían dar otra salida más rentable económicamente.

De hecho, la mayor parte del crecimiento se ha producido en estaciones de servicio no abanderadas, las denominadas low cost, que suponen en estos momentos un tercio del mercado. Éste no es un fenómeno exclusivo de España, ya que lo hemos visto en otros países de nuestro entorno, que hace unos años vivieron una burbuja en el sector, y que en estos momentos están reduciendo el número de estaciones de servicio, ya que el mercado se ha saturado y muchas de ellas están sufriendo pérdidas.

¿Cómo ha afectado a BP y a sus planes de futuro?

El aumento de la competencia en el sector minorista nos ha hecho más fuertes. Siempre hemos tenido muy claro que para competir frente a los formatos low cost hay que diferenciarse, algo que hemos hecho con éxito en todos los países en los que operamos. Ello nos ha hecho mejorar nuestra oferta para convertirnos en un referente en calidad de producto y de servicio, así como en la fidelización de nuestros clientes. El año pasado lanzamos en España, en primicia mundial, nuestra última generación de productos con tecnología Active, que nos permiten mantener los motores limpios y obtener eficiencias en los consumos equivalentes a hasta 56 kilómetros más por depósito. Frente a las estaciones desatendidas, preferimos atender al cliente con amabilidad. Finalmente nuestro programa de fidelización alcanza ya más del 70 por ciento de nuestras ventas, con ahorros para los clientes registrados por cada litro repostado y puntos a canjear por regalos.

Tenemos planes muy definidos para continuar con la diferenciación en el futuro y hacer que cada vez más clientes prefieran venir a nuestras estaciones de servicio. El aumento en los servicios, la digitalización y la tecnología jugarán un papel fundamental.

BP ocupa el tercer puesto en el mercado petrolífero español, pero la cuota de mercado es del 8 por ciento, ¿qué objetivos de crecimiento se han marcado a medio-largo plazo?

Nuestro principal objetivo estratégico en España es crecer en el sector de estaciones de servicio, sobre la base de una refinería moderna y bien gestionada como Castellón. Aspiramos a consolidarnos como el tercer operador del mercado español con una cuota de mercado nacional superior al 10 por ciento, y cuotas de mercado en aquellas provincias con presencia consolidada entre el 15 por ciento y el 20 por ciento.

Somos conscientes de que crecer de forma orgánica en un mercado tan competitivo como el español es muy difícil, y la prueba la tenemos en las numerosas compañías que entraron en este mercado y acabaron saliendo tras unos años, sin haber conseguido suficiente materialidad para sobrevivir. Por ello estamos muy atentos a cualquier oportunidad de crecimiento inorgánico que se pueda producir en este mercado.

A lo largo del último año se han puesto en marcha varias estaciones de servicio BP, sin embargo, también se han cerrado otras. ¿Qué balance hace de la evolución de la compañía en el mercado español?

Nuestro número de estaciones de servicio se ha mantenido bastante estable en el tiempo. Es habitual que todos los años haya cierta rotación, con salida de algunas estaciones y apertura de otras.  Lo que sí que encontramos tremendamente difícil es abanderar nuevas estaciones de servicio con contratos de tan sólo un año de duración. Las inversiones que son necesarias desde el punto de vista medioambiental, de adaptación de las instalaciones a nuestros estándares de seguridad, de modernización y adecuación de los surtidores, de acondicionar la tienda y del cambio de imagen, no se amortizan en un año.

Las asociaciones de estaciones de servicio vienen reclamando desde hace tiempo la vuelta a los contratos de cinco años, que son la norma en la Unión Europea. No tiene sentido económico ni comercial el estar cambiando de bandera todos los años. Es necesaria una estabilidad en el tiempo para poder desarrollar un modelo de negocio con una marca gestionada por un tercero.

¿Cree que sería necesario un cambio legislativo para asegurar la seguridad y viabilidad del sector en España?

Creo que es el momento de hacer algunos ajustes, no muchos, sobre determinados aspectos de una ley aprobada en un contexto económico muy difícil para nuestro país, y que han demostrado que perjudican la competencia en el sector y frenan el crecimiento económico. El primero de estos ajustes sería el de volver a los contratos de abanderamiento de cinco años, como en el resto de la Unión Europea, y al que me he referido antes.

En segundo lugar, me preocupa el creciente fraude que se está desarrollando en nuestro sector por la falta de fiscalización hacia entidades de nueva creación y que pueden actuar como si fueran mayoristas sin control administrativo. La gran carga tributaria que soporta el sector hace que cada vez sean más frecuentes los casos de operadores piratas que se crean y desaparecen al poco tiempo dejando cantidades ingentes de deuda, fundamentalmente con la Administración. No sólo es un fraude fiscal que tenemos que pagar todos los españoles, sino que se trata de una competencia desleal hacia las empresas que pagamos los impuestos y estamos sometidas a una fiscalización de todos los movimientos de nuestros productos.

Finalmente, si bien nuestro modelo de negocio es el de un servicio atendido, de calidad y generador de empleo, no nos oponemos a las estaciones totalmente desatendidas siempre y cuando las medidas de seguridad de las mismas garanticen que en caso de una emergencia (por ejemplo un incendio durante el repostaje) se activen automáticamente medidas de control tan eficaces como la acción del personal entrenado en una estación atendida para hacer frente a dicha emergencia.

¿Las llamadas gasolineras low cost suponen una amenaza para el negocio de BP en España?

Las low cost suponen una amenaza para las low cost, no para los operadores que como BP tenemos una oferta diferenciada. La experiencia en otros países nos ha enseñado que cuando una low cost tiene que competir contra otra sin más herramienta que el precio, la menos competitiva acaba cerrando por falta de rentabilidad. La recuperación en la actividad económica hace que cada vez más consumidores estén buscando algo más que simplemente el precio más barato posible. Esta tendencia se ve cada vez más en el mercado.

¿Qué importancia tiene para el grupo la refinería de Castellón, la única en España?

La refinería de Castellón está reconocida internamente como la refinería mejor gestionada dentro de BP. Destacan la profesionalidad y compromiso de sus empleados en la seguridad y en la excelencia operativa. Es asimismo un vivero de talento, y son numerosos los empleados de Castellón que ocupan puestos de responsabilidad en otras refinerías de BP. El año pasado, la refinería de Castellón fue galardonada con el mayor reconocimiento interno (los premios Helios) en la categoría BP at its Best.

Precisamente la refinería celebrará el próximo año el 50 aniversario desde su puesta en marcha, por lo que estamos muy ilusionados preparando los actos de reconocimiento por este importante cumpleaños.

Externamente, la refinería de Castellón aparece continuamente en el primer cuartil de las refinerías más competitivas de su región, lo cual es tremendamente importante, ya que sigue habiendo un exceso de capacidad de refino en Europa, que llevará inexorablemente al cierre de las refinerías menos competitivas.

El sector está pidiendo que se otorguen más licencias de exploración de hidrocarburos en España. En el caso de que fuera así, ¿estaría BP interesado en entrar en esta área de negocio?

No tenemos ningún plan para pedir licencias de exploración en España, ya que tenemos suficientes opciones en nuestro portafolio con mayores perspectivas de producción que las que estimamos que puedan existir en España. El entorno actual de bajos precios del petróleo tampoco favorece la actividad de exploración en nuestro país.

¿Cómo ha sido la evolución de las otras áreas de negocio en las que está presente BP en España? ¿Cómo prevé que se desarrollen en un futuro?

Nuestro negocio de gas natural sigue desempeñando un papel clave en el suministro al sector industrial, participando también de forma muy activa en el desarrollo del recién creado mercado de gas. En lubricantes tenemos una presencia muy consolidada con la marca Castrol, que es líder en el mercado de lubricantes Premium, con planes para seguir creciendo en talleres.  Finalmente, tenemos una presencia relevante en el negocio de Aviación, suministrando en la mayoría de los aeropuertos españoles a través de una joint-venture con otro operador.

BP cuenta con participaciones en varias empresas en España, ¿está interesado en aumentar su presencia en otras energías?

Desde hace años estamos presentes en el ciclo combinado Bahía de Bizkaia Electricidad (BBE), con una participación del 75 por ciento. Bilbao es un punto natural de entrada de gas natural a España y el nivel de utilización de BBE es uno de los más altos de nuestro país, contribuyendo significativamente al abastecimiento energético del País Vasco. En estos momentos no tenemos planes firmes para aumentar nuestra presencia en otras energías, más allá de pruebas puntuales para testear distintos modelos de negocio dentro del mundo de la energía.

Fuente: Energia 16
“Estamos atentos a cualquier oportunidad de crecimiento” “Estamos atentos a cualquier oportunidad de crecimiento” Reviewed by Jesus Romero on 12/05/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.