José Toro Hardy: El país entenderá por la vía dura los errores en política petrolera

El fracking o fracturación hidráulica es una técnica usada en la industria de los hidrocarburos que permite fracturar, como su nombre lo indica, rocas fundamentales conocidas como lutitas petrolíferas, para la extracción de gas y petróleo del subsuelo. Como si se tratara de una fractura de una gran roca llamada Petróleos de Venezuela (Pdvsa), el estatus actual de la principal empresa del país luce como una lutita petrolífera en un yacimiento profundo y cada vez más oscuro a la que le han extraído sus minerales y riquezas fundamentales, sin beneficio alguno, producto de un serie de políticas erradas en materia petrolera por parte del Estado venezolano.

Jose Toro Hardy, economista y exdirectivo de la estatal petrolera en la década de los 90, es un testigo de excepción ante la situación actual de la industria de hidrocarburos nacional. En una evaluación que se balancea entre una perspectiva realista y un componente optimista, Toro Hardy considera que el pueblo venezolano comprenderá, por la vía dura, los errores en política petrolera acentuados en los últimos 17 años.

Recientemente la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo de emplazamiento para clarificar la situación actual de Pdvsa. Los parlamentarios de oposición que presentaron la propuesta argumentaron lo que muchos especialistas han advertido: políticas erradas en cuanto a la producción, alta politización de la empresa, endeudamiento, corrupción, paralización de instalaciones y eliminación de la meritocracia. Ante un panorama como ese, ¿Cuál de esos elementos es, actualmente, el más grave y el más urgente?

El problema es que no hay un elemento grave. Estamos hablando del desmoronamiento global de una empresa que hasta hace unos años era calificada por algunas revistas especializadas como la segunda mayor empresa petrolera del mundo, solo superada por Saudi Aramco o Arabia Saudita. Para pintar grosso modo lo que era Pdvsa y hacer un contraste con lo que es hoy: para 1998 Pdvsa producía 3 millones 800 barriles diarios. Ahora endeudaron a Pdvsa, que era de las transnacionales petroleras con menos deudas en el mundo, y hoy sin duda es la que más tiene.

"Hoy en día Pdvsa tiene mas de 45 mil millones de dólares de deudas, solamente financieras, pero tiene alrededor de 30 mil millones de dólares en deudas comerciales, que le hacen un daño terrible porque no tiene cómo pagarlas y, en consecuencia, ya no quieren prestarle servicios; tiene cerca de 15 mil millones de dólares de deudas por expropiaciones o nacionalizaciones no indemnizadas; es decir, hoy en día tiene una deuda brutal, lo que ha llevado a la empresa a plantear una ingeniería financiera, para tratar de refinanciar los bonos, que es el proceso actual. Seguramente los acreedores aceptarán porque saben que de otra manera no cobrarán, pero esos acreedores no volverán a invertir en Pdvsa y no volverán a prestarle, porque es un mal pagador. Hoy en día lo que hay es una politocracia. La prioridad no es la eficiencia y Pdvsa se viene abajo."

Precisamente el proceso de declive comienza con la llegada del expresidente Chávez, y el petróleo y la política están muy unidos en este país. En la década de los 90 hubo un gran esfuerzo por transmitir la complejidad de la política petrolera justamente en las instancias políticas. ¿Por qué era fundamental en ese momento?

El tema petrolero tiene un alto contenido político, y para financiar las prioridades de aquel entonces, como educación, justicia, salud, seguridad, entre muchas otras prioridades de una larga lista, era necesaria la producción petrolera; pero cómo poder explicar a la población venezolana todo el complejo proceso y los planes de producción en, por ejemplo, una zona como la Faja del Orinoco, sin pasar por la instancia política perfecta como lo era el Congreso Nacional en aquel momento; por eso teníamos que cubrir el nivel político.

No bastaba con que un grupo de técnicos y de empresas nos reuniéramos y dijéramos qué bueno es esto, no. El país tenía que entender por qué había que hacerlo y por eso era indispensable. El nivel político lo entendió y lo aprobó. Pero lamentablemente el expresidente Chávez estaba en contra de la apertura petrolera, algo que le hubiera traído enormes beneficios al país por los planes que habíamos diseñado, y de diversas maneras desmontó toda un estructura eficiente con la modificación de la ley de hidrocarburos, despidos y una serie de cambios en la orientación y misión de Pdvsa que la llevaron a la quiebra.

Cuando empiezan a caer los precios del petróleo es cuando empiezan a ponerse en evidencia los errores de una política equivocada y el enorme fracaso. La situación que tenemos hoy en día es que los errores políticos están haciendo explosión y el Fondo Monetario Internacional estima que tendremos una inflación de 720%; una caída del PIB de 10%, un inmenso problema de escasez, una inmensa caída en la popularidad del Presidente y una industria petrolera destrozada.

El escenario actual de la industria petrolera nacional se resume en una de las precisiones que hacían los diputados que presentaron el acuerdo de emplazamiento y que se refería a que cada venezolano ahora tiene un deuda de 1.400 dólares por el endeudamiento de Pdvsa. ¿Qué implica esa situación?

Es terrible. Y lo que significa es que si vamos como estamos, varias generaciones de venezolanos serán enterrados al final de una vida productiva en uno de los territorios más ricos del mundo por no haber sabido aprovechar adecuadamente ese potencial, y por haber sido engañado por una dirigencia política que no supo entender el problema. Sin embargo, el país va a entender por la vía dura los errores en política petrolera.

Pareciera que el tiempo se acaba y el escenario actual en la industria petrolera demanda cambios a los exportadores tradicionales por los nuevos patrones de consumo energético en el mundo. Con el atraso que acumula Pdvsa, ¿Cuál debería ser el rol de la empresa si lograran los cambios necesarios?

Sin duda, por muchos años los hidrocarburos van a ser la columna vertebral de la economía venezolana pero tenemos que diversificar esa economía. No podemos pensar en mercados de exportaciones de petróleo porque hubo un cambio estructural en los mercados. El error es pensar que lo único que cuenta del petróleo es el precio y eso no es verdad. ¿Qué hicieron los grandes mercados, como EEUU, por el lado del consumo? Desarrollaron tecnologías diferentes, de ahorro energético. Por el lado de la producción, desarrollaron energías alternas, recuperables, como la energía eólica, y dentro del área de los hidrocarburos, aplicaron el desarrollo de técnicas como la fracturación hidráulica; para 2006 EEUU producía 6 millones y medio de barriles diarios, hoy en día producen más de 13 millones de barriles de petróleo diario, un avance que produjo esta tecnología.

" Los avances tecnológicos le han puesto un techo a los precios del petróleo. Ya no veremos en muchos años precios del barril de petróleo en 100 dólares. Lo que más nos debe importar en Venezuela, más que el precio del petróleo, son las inversiones que se hagan en petróleo, y por lo tanto tenemos que contar con la estructura legal para que se hagan esas inversiones. Tenemos muchas oportunidades pero todas pasan por grandes inversiones. El Estado venezolano no cuenta con los recursos para poder hacer esas inversiones, por lo tanto tenemos que buscar mecanismos de asociación entre el Estado y los capitales privados"

Cuando se habla de inversión es ineludible evaluar las asociaciones y la creación de empresas mixtas que el Estado llevó a cabo en la última década, además del resultado de esa política, sumado a la polémica reciente en el seno del propio gobierno por unas declaraciones del presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino, en las que habría reconocido el fracaso de la estatización de las empresas de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo.

Resulta que para poder desarrollar esas inversiones hacía falta una gran cantidad de empresas de servicios, una estructura compleja que prestaban servicio a la actividad petrolera y que un momento determinado el Gobierno venezolano decidió expropiar y nacionalizar. Resulta que esas empresas en manos del Estado han sido un verdadero desastre y es parte de lo que ha conducido a la caída de la producción petrolera a niveles dramáticos. Frente a ese fracaso inmenso, ¿por qué dice Eulogio del Pino que fue un fracaso esa política? Porque se viene a pique la producción; sólo de enero a junio de este año la producción ha caído 320 mil barriles diarios, según información de la OPEP, y cuando los datos provienen de organismos independientes la caída es mucho más dramática.

El gobierno no tiene la menor idea de lo que es el petróleo y están cargados de dogmatismo. Las empresas que prestan servicios de explotación y exploración se retiran porque no les están pagando y Pdvsa, ahora desesperada, les dice que no se retiren, que buscarán mecanismos de refinanciación, porque estamos frente a la posibilidad de perder para siempre algunos de los yacimientos mas importantes del país. Lo que dice del Pino es que Pdvsa necesita de esas empresas que en manos del Estado son improductivas, pero la dirigencia política solo piensa en el problema dogmático y no entienden el problema técnico. El señor Jaua, que es uno de los que más ha enfrentado las ideas de del Pino, no tiene idea de cómo se produce petróleo, y a del Pino, que ha entendido el problema al frente de Pdvsa, no lo dejan opinar.

Ante un panorama como ese hablamos de una cantidad considerable de petróleo que jamás será aprovechada, sobre todo si consideramos los procesos complejos en una zona como la Faja del Orinoco donde es particularmente complicada la extracción de crudo.

Es una carrera contra el tiempo. Los cambios tecnológicos en el mercado petrolero hacen que la vida útil del petróleo no sea tan larga como se había previsto hace unos años. Mientras más desarrollo tecnológico, menos vida útil, y esto es así sencillamente porque el petróleo es contaminante y en el mundo hay una carrera en contra de los problemas de contaminación. Por lo tanto tenemos un tiempo, unos años para tratar de aprovechar esos recursos, y mientras mas nos demoremos más oportunidades perderemos para desarrollar ese petróleo.

¿Se puede entender una propuesta como la que planteó la delegación venezolana, encabezada por la canciller Delcy Rodríguez, en conversaciones con el Estado colombiano, para crear estaciones de servicio en territorio neogranadino, cuando Venezuela ha incrementado la importación de gasolina, según diversos reportes?

No se puede entender nada que no se haga con sentido económico. Es tal el daño en nuestras refinerías que buena parte del mercado domestico de gasolina lo estamos atendiendo con importación de gasolina desde EEUU, cerca de 85 mil barriles diarios, entre nafta y otros productos hidrocarburos. Es absurdo que estemos importando gasolina a precios internacionales para luego venderla en Venezuela a precios subsidiados. Las refinerías están trabajando, la mayoría, por debajo del 50%.

¿Qué requeriría una Pdvsa diferente para estar acorde con los cambios en el contexto internacional y con las exigencias internas futuras?

Lo primero sería un nuevo set de policías petroleras, con las actuales Pdvsa no puede salir adelante. Necesitamos un ente del Estado que maneje las políticas petroleras desde el punto de vista técnico, las nuevas asociaciones y al mismo tiempo una industria que, en asociación con empresas privadas, pueda desarrollar una nueva misión en materia petrolera. Creo que es necesaria una nueva Ley de Hidrocarburos que permita plantear unas condiciones distintas a las actuales, porque los cambios en la industria así lo exigen, y que permita establecer nuevas prioridades. Finalmente necesitamos recuperar el personal con el conocimiento que se nos fue y tenemos que replantearnos los mercados: China, Europa, el Caribe; tenemos que despolitizar la industria petrolera.

¿Es salvable Pdvsa o la industria?

Estoy absolutamente seguro de que la industria es salvable, pero no estoy seguro de que Pdvsa sea salvable; hay que verla por dentro para saber qué es salvable en ella. Hay funciones que no puede mantener Pdvsa, como importar alimentos, participar en siembras y en actividad agrícola; Pdvsa no puede construir viviendas. Hoy en día la empresa desarrolla muchas funciones propias del Estado y con muchos vicios mayores de los que nunca tuvo el Estado, porque no hay un control. Es necesario que la compañía vuelva al negocio fundamental, que es producir petróleo.

Fuente: Jesus Abreu Mena
José Toro Hardy: El país entenderá por la vía dura los errores en política petrolera José Toro Hardy: El país entenderá por la vía dura los errores en política petrolera Reviewed by Jesus Romero on 8/11/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.