Eulogio Del Pino entre la espada y la pared

Eulogio Del Pino está entre la espada del chavismo primitivo que se abraza al Plan de la Patria y la pared del madurismo desesperado por sobrevivir la debacle financiera. Lucha por su empleo renegando hoy de lo que dijo ayer. 

Múltiples órganos de prensa informaron de sus palabras de arrepentimiento ante la Cámara Petrolera sobre la expropiación / confiscación, llevada a cabo por él mismo, de las empresas contratistas que trabajaban en el lago de Maracaibo en 2009. Ahora dice que sus palabras fueron tergiversadas por la oposición apátrida. Sin embargo, lo citan en Aporrea, vocero del chavismo más recalcitrante:

“El Presidente de PDVSA, Eulogio del Pino, ante la Cámara Petrolera de Venezuela, organización empresarial que reúne a sectores de la burguesía nacional dedicados al sector hidrocarburos no pudo ser más elocuente, en lo que es su visión del negocio petrolero nacional: “Debemos ir a un nuevo modelo con mayoría del sector privado y eso pasa por un reconocimiento de errores: creo que lo que se hizo en el lago de Maracaibo tuvo muchos errores, debemos reconocerlo y hemos ido a un esquema en el cual a todos aquellos empresarios, que aún quieran continuar, vamos a devolverle sus actividades”. Ver: http://www.aporrea.org/actualidad/a231974.html

Eso que reporta Aporrea fue difundido ampliamente por El Universal (ahora en manos del chavismo) y otros diarios. Ello representaba un espectacular recule del saqueo que él y Ramírez llevaron a cabo en 2009, al expropiar / confiscar las empresas contratistas en el Lago de Maracaibo. Ese recule, sin embargo, no fue el más espectacular. En el Informe Anual de PDVSA para 2015 puede leerse una Nota 6 que dice, página 21:

“… como parte de un plan de revisión de procesos y estructuras, en el cual la Compañía está orientada a concentrar esfuerzos principalmente sobre sus filiales petroleras, la Asamblea de Accionista aprobó la segregación de gran parte de las filiales no petroleras y su transferencia al Accionista, a su valor en libros, la cual se llevaraì a cabo en un plazo no mayor a un año… Las filiales a ser segregadas son: PDVSA América, S.A.; PDVSA Industrial, S.A.; PDVSA Naval, S.A.; PDVSA Salud, S.A.; PDVSA Agrícola, S.A.; PDVSA Gas Comunal, S.A.; PDVSA Desarrollos Urbanos, S.A. y Empresa Nacional de Transporte, S.A”.

Esto que se decidió en diciembre 2015 ha pasado por debajo de la mesa y ni siquiera ha sido comprendido en su magnitud por el chavismo duro. Significa que se le está dando marcha atrás a la definición de empresa social dada por el difunto a PDVSA en 2005. Las empresas sociales de PDVSA están siendo devueltas al Estado porque son una ruina y fue un grave error convertir a la empresa petrolera en una vendedora de pollo y criadora de cochinos.

Para rematar este gran recule en el sector minero-petrolero Maduro acaba de decir que “el Arco Minero nació sano” y que el ya “firmó contratos en esa zona por $4.500 millones con empresas extranjeras”, pasando por encima de las objeciones del chavismo duro.

El gran recule de Maduro, sin embargo, ha llegado demasiado tarde y confirma la desintegración del régimen. Lo único que ha logrado es generar furiosas dentelladas entre los restos del chavismo neandertálico y los restos del madurismo que necesita dinero. El chavismo duro encarnado en Jaua, Cabello y otros hampones acaba de obligar a Del Pino a tragarse sus palabras en la Cámara Petrolera, ya que ahora dice:

“Hemos visto en estas dos últimas semanas una nueva forma de ataque de esta derecha apátrida (…) tomaron unas declaraciones de un medio escuálido y han tratado de hacer creer que ahora nosotros estamos tratando de privatizar la industria… están tratando de decir que PDVSA va a devolver las empresas, que va a volver a privatizar y llamar a esa canalla que esclavizaba a los empleados”.

Por lo que puede verse Del Pino es una veleta que actúa de una manera y de otra, dependiendo de por dónde sopla el viento. Vestido de rojo escarlata y utilizando un lenguaje chabacano y rastrero que no fue el que aprendió en la Universidad de Stanford, trata de mantenerse en el puesto, llamando “canallas” a los contratistas expropiados a quienes – según Aporrea – les prometió hace días devolverle sus empresas.

Con Del Pino al frente PDVSA es hoy un bagazo corporativo sin credibilidad alguna en la comunidad petrolera internacional, maula sin vergüenza, pedigüeño ante los chinos, los únicos prestamistas que le quedan pero quienes hoy se arrepienten de haber prestado tanto dinero que ha ido a parar al saco sin fondo de la corrupción y la politiquería. Del Pino es corresponsable de las irregularidades multimillonarias cometidas en las contrataciones con Derwick, Rincón, Ruperti o Enoc Martínez, en las refinerías mal mantenidas y en la multiplicidad de derrames petroleros que van a ríos y lagos venezolanos.

Hoy lucha por su puesto y parece estar dispuesto a darlo todo a cambio de conservarlo. Viene de la PDVSA meritocrática pero ha olvidado lo que allí aprendió, para ponerse la casaca roja y usar el mismo lenguaje primitivo del chavismo. Hoy está entre la espada ideológica y la pared de una empresa en ruinas.

Fuente: Gustavo Coronel
Eulogio Del Pino entre la espada y la pared Eulogio Del Pino entre la espada y la pared Reviewed by Jesus Romero on 8/08/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.