El futuro de Neuquén no se escribe sólo con petróleo y gas


El desarrollo de Vaca Muerta tuvo un impacto central en la economía local, pero también hay lugar para las renovables.

Durante más de quince años los neuquinos vimos como decrecía la producción de petróleo y gas, lo que provocó que nuestro país tuviera que importar cientos de barcos de gas licuado. Esto significó que una gran cantidad de inversiones, empleos y recursos que son de todos los neuquinos se fueran a otros países.

También vimos en los últimos años cómo, juntos, comenzamos a cambiar esa situación de la mano del desarrollo de los hidrocarburos no convencionales. Volvió a crecer nuestra producción de petróleo y de gas, volvimos a recibir inversiones, a generar empleos, a impulsar el consumo y a crecer.

Cuando asumí como gobernador me había comprometido a cambiar esta grave situación que afrontaba nuestra provincia que, de persistir, debilitaría al Estado provincial, perjudicaría nuestros ingresos fiscales y pondría un serio obstáculo a la expectativa legítima de los neuquinos de mayor bienestar, oportunidades y progreso.

Por eso es bueno que pensemos un minuto qué hubiera pasado si los neuquinos le hubiéramos hecho caso a los agoreros de siempre, que alzaron sus voces por suerte minoritarias y sin respaldo popular en contra de estos desarrollos y en especial en contra de la inversión en Loma Campana. Pero ellos y ellas, una vez más, subestimaron a los neuquinos que quieren para sus familias un mejor futuro, y por eso convalidaron en las urnas nuestra propuesta y nuestro pensamiento.

Nosotros defendimos este desarrollo porque estábamos convencidos de que era el puntapié inicial para la puesta en marcha de los hidrocarburos no convencionales. Y así quedó demostrado con la llegada en los últimos tres años de inversiones millonarias. Pero lo más importante es que creamos 25.000 nuevos puestos de trabajo en blanco en el sector privado (8.000 de ellos en el sector de petróleo y gas) con uno de los promedios salariales más altos del país y lideramos las mediciones de consumo en todas las áreas. Y así es como, de hecho, la caída del precio internacional del barril de petróleo tuvo un impacto directo en la actividad económica mundial y también en la provincial, donde el objetivo central es defender las fuentes de trabajo.

Pero no sólo hemos cambiado la historia de Neuquén con el desarrollo de petróleo y gas no convencional, sino que también nos convertimos en un jugador importante en el desarrollo de la energía limpia, y lo hemos hecho de al menos tres formas.

En primer lugar, construimos una importante cartera de proyectos de energías limpias que están listos para ser puestos en marcha, como los ocho proyectos de parques eólicos con factibilidad comprobada, el parque solar proyectado por capitales privados en Chos Malal y la planta de generación por biomasa de Corfone para aprovechar los desperdicios de su aserradero de Aluminé.

Avanzamos también en el desarrollo de los proyectos para la construcción de microcentrales hidroeléctricas como la de Villa del Nahueve.

Por último, impulsamos la construcción de centrales hidroeléctricas en el curso del Río Neuquén, donde la más emblemática es Chihuido I, pero que también incluye otras cinco represas más, las cuales nos van a permitir incrementar notoriamente nuestra capacidad de generación eléctrica.

Todas estas acciones que fuimos desarrollando van a poder ser concretadas gracias al impulso que le ha dado el nuevo gobierno nacional a las energías renovables y al liderazgo de Omar Gutiérrez quien no solo ha dado continuidad a estos proyectos, sino que ha comenzado a concretarlos, lo que permite vislumbrar un mejor futuro para todos los neuquinos.

Soy profundamente optimista respecto del futuro de Neuquén y del espíritu y el coraje de los neuquinos, porque siempre hemos sido un pueblo que persigue –con orgullo, con valentía y sin miedo– un futuro mejor; y por eso nos negamos a renunciar a la esperanza de un futuro basados en el gas natural y en la energía limpia que nos brindan nuestros ríos, el viento y el sol.

Fuente: jorge sapag
El futuro de Neuquén no se escribe sólo con petróleo y gas El futuro de Neuquén no se escribe sólo con petróleo y gas Reviewed by Jesus Romero on 6/09/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.