Nueva orientación en la política petrolera

Entre esas alternativas vale la pena considerar la inversión en la industria petroquímica Venezolana, o sea, la conversión de los hidrocarburos en productos y subproductos químicos, de manera de darle el valor agregado a los 2,5 millones de barriles diarios de petróleo que produce Venezuela.

El Octavo Motor para el Desarrollo Económico del país, que incluye el denominado Arco Minero del Orinoco, según lo anunciado por el Presidente Nicolás Maduro, debe incluir, a nuestro juicio, algunas alternativas que permitan aminorar el agotamiento progresivo y acelerado de nuestros recursos naturales no renovables, sin menoscabo, desde luego, del objetivo fundamental de la política petrolera nacional, que no es otra que la de llevar al pueblo la mayor parte del beneficio rentístico del negocio petrolero.

Entre esas alternativas vale la pena considerar la inversión en la industria petroquímica Venezolana, o sea, la conversión de los hidrocarburos en productos y subproductos químicos, de manera de darle el valor agregado a los 2,5 millones de barriles diarios de petróleo que produce Venezuela.

Son muchos los productos derivados del petróleo que usamos en nuestra vida cotidiana y que inexplicablemente debemos importar como rubros procesados de nuestra propia materia prima. Del crudo obtenemos sub productos como son la gasolina, diesel para nuestros autos y autobuses, combustible para barcos y aviones, también se usa para generar electricidad, otros derivados como los lubricantes, aceites y grasas, los asfaltos, los aditivos para maquinaria y vehículos, así como derivados para hacer plásticos, fibras sintéticas, detergentes, medicinas, conservadores de alimentos, hules y agroquímicos.

De tal manera que se nos ocurre pensar que uno de los motores económicos no incluidos en el paquete presentado al país por el Presidente Maduro, debería contemplar el fortalecimiento de la industria de los derivados del petróleo, ya que contamos con una infraestructura instalada y que solo hace falta la implementación, actualización y modernización de las tecnologías apropiadas que garantice a la industria de la refinería y la petroquímica contar con un seleccionado número de procesos y equipos que, por sus características y calidad finales, aseguren un resultado de industrialización en los niveles óptimos que demanda el mercado internacional, donde tendremos una nueva vía de ingresos de manera tal, que la industria petrolera venezolana pudiera seguir operando con la misma eficiencia, aún cuando el precio del barril del petróleo, como sucede actualmente, sea mayor al del los costos de producción.

Fuente: Manuel Acevedo Ramirez/manuelacevedoramirez@gmail.com
Nueva orientación en la política petrolera Nueva orientación en la política petrolera Reviewed by Jesus Romero on 2/28/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.