Los grandes ganadores y perdedores que deja la caída del petróleo

Venezuela y Ecuador son los países más afectados en Latinoamérica. Arabia Saudita ya anunció recortes de gastos y privatizaciones.

La caída de los precios del petróleo en el inicio del año hasta los US$ 30 el barril tiene tanto ganadores como perdedores. Los países importadores de crudo han visto caer las presiones inflacionarias, lo que representa un impulso para el consumo.

Los países exportadores, en cambio, han debido aplicar fuertes medidas de ajuste del gastos para enfrentar la reducción de sus ingresos fiscales.

Un estudio de Oxford Economics planteaba en enero de 2015 un escenario en el que el petróleo llegaba a

US$ 40. De acuerdo a ese modelo, el país más perjudicado en términos de Producto Interno Bruto era Arabia Saudita, y el más beneficiado era Filipinas.

El informe, llamado “Oil-ipedia!”, intentaba medir el impacto de la caída de los precios del crudo en la economía real, utilizando once variables. Los autores plantean que un crudo barato favorece a la mayoría de los países del mundo. Entre ellos China, Estados Unidos, Brasil y Chile.

En cambio, el dolor se siente más fuerte en los países cuya economía depende de las exportaciones petroleras, como Rusia. Los ingresos por energía representan más de la mitad del actual presupuesto de este país. Su presupuesto, sin embargo, contempla precios del petróleo de

US$ 50 por barril. A medida que los precios se alejan de esta marca, Moscú tiene dos fondos que suman US$ 131.500 millones para compensar la diferencia. Pero los márgenes son ajustados: casi la mitad de ese monto podría ser necesario para cubrir el déficit de presupuesto de 2016 si los precios no se recuperan a US$ 50. Las opciones del gobierno son reducir los gastos o recurrir a estos fondos.

En Latinoamérica, Venezuela es el país más afectado, y no sólo por su alta dependencia del petróleo. La escasez de bienes básicos que experimenta se puede profundizar, ya que al recibir menores ingresos, entran menos dólares a la economía para pagar por importaciones. La falta de dólares e ingresos también puede dificultar el pago de compromisos de deuda extranjera, dejando al país en riesgo de default.

El gobierno de Nicolás Maduro solicitó esta semana una reunión ministerial extraordinaria de la OPEP para febrero con el objetivo de tomar medidas para frenar la caída de los precios del crudo.

Otro de los países afectados en la región es Ecuador, cuyas exportaciones petroleras bajaron 30% en 2015, poniendo presión en la gestión económica de Rafael Correa.

En Brasil, la empresa estatal Petrobras es la más afectada, pero el caso de Brasil es particular, porque pese a ser un gran productor mundial, también es importador de crudo.

Arabia Saudita

Los mayores productores de petróleo se encuentran en Medio Oriente. El Fondo Monetario Internacional calcula que para que los presupuestos de 2016 cuadren, Arabia Saudita necesita precios del crudo de US$ 98,3 el barril. Bahrain necesita US$ 89,8 el barril y Omán requiere US$ 96,8 el barril. Esto supera ampliamente lo que necesita Kuwait, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

En el caso de Arabia Saudita, el FMI advirtió que las reservas en moneda extranjera de US$ 660 mil millones podrían evaporarse dentro de cinco años. En este escenario, el gobierno anunció recientemente recortes de gastos y que empezará a privatizar activos. Riyadh incluso está considerando abrir a bolsa una parte de la petrolera Saudi Aramco.

El mayor riesgo de esta decisión es que se rompa el contrato social implícito entre la ciudadanía y las autoridades, las que les otorgan control total de las decisiones a cambio de subsidios.

Hasta ahora, eso sí, Arabia Saudita es uno de los mayores defensores de no recortar la producción para elevar el precio. Su motivación es dejar fuera del mercado a productores alternativos, como las empresas de shale en EEUU, que necesitan un precio cercano a US$ 60 por barril para ser rentables.

Y la oferta sigue creciendo, especialmente ahora que el levantamiento de las sanciones a Irán lo tienen retomando su producción aceleradamente.

Por supuesto que no sólo los países son afectados por un bajo precio. Las empresas petroleras como PetroChina, Royal Dutch Shell y Petrobras también han tenido que anunciar recortes de inversiones y despidos para capear la tormenta. Shell dijo esta semana que espera que sus ganancias para el cuarto trimestre caigan al menos 42%, a medida que se profundiza la baja en los precios del petróleo. El desplome del precio del crudo tiene el valor de mercado de Shell en su nivel más bajo en siete años.

Los beneficiados

Los mercados emergentes que son importadores netos de petróleo, como China, India y Turquía, son algunos de los beneficiados por la caída del precio del crudo.

Las economías industrializadas como los países de la Unión Europea y Estados Unidos se ven favorecidas por dos vías: baja el costo de sus importaciones de petróleo y la caída en el precio impacta positivamente en el consumo, ya que las familias tienen mayor poder de gasto.

La excepción en Europa es Noruega, que al ser exportador de petróleo es uno de los países más perjudicados a nivel mundial por el desplome de los precios.

Entre los beneficiados se cuentan también los sectores de transporte y de aviación, ya que el combustible es uno de sus mayores costos.

¿CÓMO CALCULAR EL IMPACTO?

Costo de la producción

Una de las formas en que se puede calcular el impacto de la caída del precio del petróleo es el costo de la producción. Los miembros de la OPEP que tienen un costo de producción más alto son Nigeria, Libia y Venezuela, con costos totales de producción de US$ 31,6 por barril, US$ 23,8 por barril y U$ 23,5 por barril, respectivamente.

Dependencia del petróleo.

Los países más perjudicados por la caída de los precios del crudo son los que tienen mayor dependencia de los ingresos petroleros como porcentaje del PIB. Es el caso de Rusia, Venezuela y varios productores de Medio Oriente.

Impacto en la política monetaria

Otra de las maneras de ponderar el impacto del desplome del crudo es medir su impacto en la política monetaria. Es decir, qué decisiones toman los bancos centrales respecto a su tasa de interés de referencia una vez que la caída de los precios del crudo debilitan las presiones inflacionarias.



Fuente: Isabel Ramos J.
Los grandes ganadores y perdedores que deja la caída del petróleo Los grandes ganadores y perdedores que deja la caída del petróleo Reviewed by Jesus Romero on 1/22/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.