La política del simulacro #especial @DoublePlusUT

La verdad y la política no se mezclan; este es el resultado de una lectura amañada de Maquiavelo cuando todo quiere verse desde la perspectiva generalizada de la insignificancia que domina a la política y los políticos de hoy. Se ha impuesto así en la cúspide la llamada política del simulacro: el político hace como que gobierna y el ciudadano como que es gobernado. Es el mundo de los “encuestólogos”, que solo puede conducir a la disolución de la política y el ciudadano.



Es el lugar al que nos trajo la famosa “representación” que luego, cada vez que fracasa, pone todo en manos de un déspota carismático, Chávez o Trump, ¿qué más da?, a quien hay luego que sacar en medio de profundas crisis institucionales. El mejor ejemplo hoy es Venezuela o ya Brasil y pronto quizá otros, como Ecuador o Bolivia o México o Colombia, nadie se salva de lo mediocremente iguales que resultan las derechas y las izquierdas del siglo XXI; y no se diga que se trata de “países bananeros” porque, seámoslo o no, no puede ser casualidad que el populismo esté recorriendo también al “mundo desarrollado”, si es que eso existe: vea usted España, con Podemos y EE.UU con Trump, ¡para colmo “conservador”!, ¿hace falta más contundencia para comenzar a hablar de la “crisis de gobernanza de la democracia representativa”?

Los antiguos tenían como axioma que la verdad, “aunque la diga el diablo”, es la verdad; en política, contra toda lógica, lo que se ha impuesto, por culpa de liberales y marxistas, es la manipulación: lo importante no es la verdad, sino que parezca verdadero, el empaque en que se venda el argumento. Así, ha terminado abandonándose toda verdad material y todo requisito lógico formal: algo malo/falso, si parece bueno/verdadero, conviene, si convence al electorado, incluso si es incoherente. Punto. Como el discurso populista a la vez gusta y no exige esfuerzo propositivo, se ha dado lugar a una política de la mentira sin entender que la mentira “aunque la diga un Santo”, nunca será verdad.

Referencias:

El narcisismo de Podemos:
http://elpais.com/elpais/2016/04/21/opinion_new/1461253735_518654.html

Fernando del Paso critica “el principio de un Estado totalitario” en México:
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/04/23/actualidad/1461406148_644804.html

Miguel Aponte
Profesor en la Universidad Central de Venezuela
@DoubleplusUT
En la Web:

La política del simulacro #especial @DoublePlusUT La política del simulacro #especial @DoublePlusUT Reviewed by Luis Gomes on 5/01/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.