La caída del precio del petróleo ralentiza la red de biomasa de calor

La caída continuada y en picado de los precios de los combustibles fósiles (gas natural, petróleo y carbón) está suponiendo un lastre para que prospere la ejecución de la red soterrada de calor mediante biomasa que la Sociedad de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) tiene planificada construir en el polígono industrial de Villalonquéjar. 

Desde la Junta no pueden ser más claros al admitir que la situación actual «está dificultando el desarrollo» de esta iniciativa ya que se están «ralentizando las decisiones de varias empresas» que ahora, con la bajada del recibo, no tienen tan claro como antes si se quieren enganchar a esta energía de las denominadas sostenibles.

En la Consejería de Fomento, de la cual depende Somacyl, no tiran tampoco la toalla ya que se muestran convencidos de que «se trata de una situación coyuntural, por lo que seguimos con el proyecto». Eso sí, reconocen que en este  momento «los plazos y la configuración final» queda «condicionada» a «la evolución temporal de las diferentes empresas». Y de forma especial de «las grandes consumidoras del polígono de Villalonquéjar». Es el caso, tal y como ejemplifican, de compañías como Ubisa o Benteler. Cabe recordar que también trascendió en su día el interés de Johnson Controls por sumarse al proyecto.

La realidad es que la iniciativa en un primer momento despertó un enorme interés en Villalonquéjar. Ya el Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL) realizó una encuesta en 2011 en la que 48 empresas afirmaban que les podría interesar sumarse. Ya cuando Somacyl se hizo cargo del proyecto y la cosa iba en serio se redujo el número a 18 para en agosto del año pasado quedarse en 8. Ya entonces se notaba la bajada de los precios de los combustibles, se contemplaba que hubiera quien se bajara del carro, pero la idea era continuar adelante. Se estimaba que el ahorro que podrán conseguir con esta energía renovable será de entre el 5% y el 10% de la factura.

La Administración regional demostró que iba en serio con el proyecto cuando en el presupuesto para 2016 incluyó una partida de 1,6 millones de euros para la ejecución de una primera fase. Se colocarían 8  kilómetros de tubería que discurrirían por la calle López Bravo (la gran arteria del polígono de Villalonquéjar) tras partir de la planta de biomasa que hay junto a la fábrica de L’Oréal (de donde la multinacional francesa de cosméticos ya se abastece y de cuya explotación se encarga Biocen S.A.).

La energía se obtendría de la quema de restos de madera que se recogerían de bosques de la provincia. En este momento, el futuro de la red es una incógnita.

Fuente: J.M. / Burgos
La caída del precio del petróleo ralentiza la red de biomasa de calor La caída del precio del petróleo ralentiza la red de biomasa de calor Reviewed by Jesus Romero on 4/23/2016 Rating: 5
Publicado por los Editores. Con la tecnología de Blogger.